Ladies and gentlemen…flotamos en el espacio.


“No Dios, sólo religión” (“No God, Only Religion,”), la última de las canciones del disco sintetiza la esencia del álbum: amor por el proceso más que por el fin. Camino hipnótico repleto de misticismo e hipnosis no exento de de una indisimulada redención lisérgica. Si amigos, las drogas como modo de escape del dolor cósmico. En fin, todo una aventura.
Por cierto, el vídeo no tiene desperdicio.


Anuncios